París,2011.

París,2011.

Patricia Fernández Miranda

La pintura y la poesía se entremezclan en mí, son visiones y experiencias que convergen en la complicidad del instante.



jueves, 14 de abril de 2011

Tu voz


Acrílico s/lienzo, 46 x 65 cm 2011.

 “Poema XLVIII”
Del libro “Poemas sin nombre” Dulce María Loinaz.
Tú me hablabas, pero yo no sabía desde donde. Y sentía tu voz, tu misma voz fluyente y cálida, un poco ronca, a veces, por la emoción que se te apretaba en la garganta…Tú me hablabas, pero yo no sabía desde donde, ni distinguía tus palabras; solo percibía tu voz naciendo, como la noche, de todos los puntos del paisaje.
Y tú voz era una ola tibia que me envolvía, poco a poco primero con blandura de marea alucinada por la luna, y arrebatadora después, con sacudidas de tormenta que se infla por el horizonte.
Era tu voz otra vez- ¡y cuando no fue tu voz!...- la que yo sentía no solo en mis oídos, sino en la misma carne, como ola de agua, de fuego, como ola espesa que avanzaba creciendo…
Era tu voz, fantasma de mi oído, sabor recóndito y constante de todas las músicas, de todas las palabras, de todas las voces que han sonado en mi vida después de ella; era tu voz, tu misma voz única e inextinguible siempre, que me envolvía, que me cercaba, que me doblegaba el alma reacia, súbitamente estremecida…
Pero yo no sabía desde donde me hablabas…Era tu voz, sí, tu misma voz de fuego y agua y huracán. Pero yo miraba temblando en torno mío, y solo veía las desnudas paredes del silencio.

No hay comentarios: